TESTIMONIOS SENEGAL

Muchas gracias a Victor por su acertada organización y sus sabios consejos fotográficos.

Poco más se puede pedir de un viaje. Senegal tiene alma, el alma de África, de la alegría y amabilidad de sus gentes, de sus colores, de su música y sus sonidos, de sus olores y sabores, todo tan distinto, pero a la vez tan cercano que llega a sentirse como propio.
En ocasiones viajamos sin llegar a conocer realmente lo que visitamos. En este caso hemos podido empezar a conocer de primera mano las fortalezas y debilidades del país y la gran labor social que desarrollan organizaciones como Yakaar África, aportando todo su esfuerzo para mejorar las condiciones de vida de la población. Experimentar todo esto habría sido imposible sin unos compañeros de viaje tan geniales y, por supuesto, sin dos megacracks como Ambrosio y Scheig, siempre joviales y dispuestos a todo.
Yo desde luego me quedo con ganas de más, más Senegal, más África (Etiopía...) y más viajes fotográficos.
Muchas gracias a Victor por su acertada organización y sus sabios consejos fotográficos, y mención especial para las cebollas y los bloques de hormigón, tan habituales en los paisajes senegaleses, y por supuesto para los mandinga, que se lo montan muy bien.
¡Hasta pronto!

profile-pic
Andrés Martín

Sin duda, este viaje a Senegal pasará a formar parte de los mejores viajes de mi vida.

Hace años que sentía la necesidad de conocer África negra. Hoy, gracias a mi amigo Victor Gonzalo y a Yaakar África, he tenido la gran oportunidad de ver y vivir la auténtica África.

No hace ni una semana que regresamos de este país maravilloso y ya lo echo de menos. Echo de menos sus caminos de tierra sin asfaltar, las carreteras llenas de baches, su música con el sonido característicos de los dyembes, sus bailes, los colores de sus ropas, el olor de las cebollas rojas, el té senegalés ( dulce como el amor, suave como la vida y amargo como la muerte), nuestras continuas risas y sentido del humor, la mirada profunda e inocente de los niños, las sonrisas blancas de sus gentes y hasta el más roñoso de los lugares donde hemos parado para reponer fuerzas.

Sin duda, este viaje a Senegal pasará a formar parte de los mejores viajes de mi vida y ya ocupa un lugar muy especial en mi corazón, porque he aprendido muchas cosas: a no estar pendiente del reloj, a ver la belleza de la oscuridad, a tener la capacidad de aprender teniendo voluntad, la diversión que pueden experimentar unos niños con un simple "palo" como juguete, " un palooo", " un palooo" y sobre todo, a lo bien que puede saber el rutinario arroz con pollo.

Me apasiona viajar y la fotografía y este viaje contenía eso y mucho más: la cooperación, así que no podía perder la oportunidad de realizarlo al lado de Victor Gonzalo. Ha sido una experiencia inolvidable, ya que he podido disfrutar de mis dos pasiones a la vez. Para mi viajar es aprender, amar lo nuevo, conocer, convivir, comprender a los demás y hace que crezca como persona y me enriquezca el alma.

Por eso sólo puedo animar a la gente a que realice este viaje.

Gracias a Victor Gonzalo y a Yaakar Africa por haberlo hecho posible.

profile-pic
ANGELA GARCÍA GONZÁLEZ

Si a un destino tan interesante como Senegal le añades una compañía inmejorable, te sale un viaje redondo

Poco puedo añadir que no hayan dicho ya mis compañeros. Si fui la primera en apuntarme fue porque era una oportunidad que no podía dejar escapar. Me hice expectativas muy muy altas y, gracias a Víctor y a la ONG Yakaar Africa, todas ellas se han cumplido con creces 🙂
Como bien me comentó Víctor al principio, Senegal es el país perfecto si se va por primera vez al África negra, por su seguridad, sus pintorescos paisajes (tétricos baobabs incluidos), su gastronomía, la amabilidad y cercanía de su gente, sus fiestas y un largo etcétera. Es una experiencia inolvidable, sobre todo para gente aficionada a la fotografía. No me cansaré de decir que los senegaleses son increíblemente guapos; todos ellos: niños, niñas, hombres y mujeres.
Creo que el primer día de viaje repetí millones de veces la palabra “espectacular”, y es que encontrarse por casualidad una fiesta tradicional, acercarse tímidamente intentando no invadir su espacio e intimidad y que enseguida la gente nos cogiera para bailar y hacernos partícipes de su celebración fue algo… eso, espectacular. Y solo había sido el primer día. El resto del viaje sirvió para consolidar esa primera y grata impresión que me había llevado del país.
Si a un destino tan interesante como Senegal le añades una compañía inmejorable te sale un viaje redondo. De los que recordarás toda la vida. Ha sido una inmensa suerte y un honor poder compartir este viaje con todos vosotros. Nos hemos reído hasta que nos ha dolido la barriga y hemos aprendido mucho los unos de los otros, en especial, cómo no, de nuestro organizador, Víctor Gonzalo, que nos ha dado clases magistrales sobre distintas cuestiones fotográficas y que siempre se muestra dispuesto a ayudarte y a resolverte todas las dudas.
Y el colofón final a este viaje lo han dado nuestro guía Ambrosio y nuestro conductor Cheikh, de la ONG Yakaar Africa. Gracias, Ambrosio, por compartir con nosotros tus amplios conocimientos sobre Senegal, por tu alegría y amabilidad, y por abrirnos las puertas de tu casa. Y a ti, Cheikh, por tu buen humor, por tu responsabilidad y por esa sonrisa de anuncio que tienes.
Un abrazo muy fuerte a todos y, Víctor, ves apuntándome para el siguiente 😉

profile-pic
Ester Llópez Llongarriu

La organización fue perfecta, el grupo encajó a la perfección y Victor consiguió, desde el primer momento, que todo fuera sobre ruedas

África es un continente al que, todo el mundo, sueña con ir alguna vez pero que, finalmente, no muchos lo hacen... y merece la pena. Senegal es un país lleno de gente buena y amable, no encontramos ningún problema más allá de alguna persona que no quería ser fotografiada. No obstante, no es un país para ir solo y creo que es fundamental un buen guía como Ambrosio y un buen chófer como Scheig ya que el tráfico puede ser muy caótico. Yakaar África, realmente, hace un trabajo encomiable.

Por otro lado, viajar con algún aficionado a la fotografía puede ser una pesadilla para los que no lo son, ya que la cantidad de fotos que uno puede hacer en Senegal es tal, que podría desesperar al cualquiera, por eso, me ha parecido una experiencia fantástica realizar este viaje fotográfico. Todos a una y con la misma afición. En este caso, organizado por Victor Gonzalo de The Traveler Lens. La organización fue perfecta, el grupo encajó a la perfección y Victor consiguió, desde el primer momento, que todo fuera sobre ruedas. Desde luego, los viajes fotográficos que pueda realizar, los haré siempre con Victor y The Traveler Lens.

Gracias a todos los miembros del grupo, tan distinto en algunas cosas, pero con la pasión común de la fotografía. El viaje fue perfecto. Sois todos geniales.

profile-pic
Francisco Manuel Vallés Caña

No tengo palabras para describir la impresionante experiencia que he tenido en Senegal, gracias a la fantástica organización de Victor.

Esta ha sido mi segunda visita al Continente Negro y no por ello ha sido menos interesante o sorprendente
Cuando decidí apuntarme a este viaje, no sabía a lo que iba ni el tipo de persona que con las que iba a compartir 9 días. Pero estaba segura que teníamos algo en común. La fotografía y seguro que una gran pasión por viajar. Así que, sin pensarmelo dos veces me subí a la barca de the traveller lense junto con el fantástico trabajo de la ONG Yakaar Africa.
No tengo palabras para describir la impresionante experiencia que he tenido en Senegal, gracias a la fantástica organización de Victor junto con Yakaar Africa, que estan haciendo un trabajo excepcional en este pais de Africa occidental, con projectos locales para ayudar a el desarrollo de las comunidades con menos recursos.
Yo no sabía que me deparaba Senegal, pero es un país seguro y con gente maravillosa y amable. Una gastronomía sin igual y unos paisajes que se quedarán grabados en mi retina para siempre.
Sin duda,el grupo que hemos formado ha sido como una gran familia que en pocos días ha creado una amistad y una conexión que solo este tipo de viaje puede brindar. Tengo que admitir que hacía muchísimo tiempo que no me reia tanto. Ha habido tiempo para todo, pero sobre todo para fotografía, porque todo en este país es fotografiable. Y se puede demostrar con el simpre hecho de que yo, no siendo fotógrafa professional, he sacado unas fotos maravillosas, gracias al apoyo del incansable del super profesor Victor.
También me gustaría agradecer a Ambrosio y Cheikh por su magnífica labor y aguante con estos 9 espanoles (que no ha sido facil). Han sido profesionales y responsables de nosotros en todo momento. Nos hemos sentido arropados y comprendidos, y sin ninguna barrera lingüística, ya que ambos hablan y entiende el espanol a la perfección (incluso nuestras bromas!). El mejor ejemplo fue cuando a las tantas de la noche, decimos ir a hacer fotos nocturnas, y ambos se subieron al coche con nosotros y buscaron el mejor lugar para hacerlas, sin importar la hora, el lugar y mucho menos la temparatura a altas horas de la noche (si! En Senegal también hace frio!).
Recomiendo este viaje a cualquiera que desee conocer Senegal y tener una toma de contacto por primera vez con Africa, porque sin duda, volveran a este precioso continente.
Yo por mi parte puedo decir, que volvere a Africa (Senegal o no) ya que esta experiencia me ha dejado con un buen sabor de boca y con la miel en los labios para organizar el proximo viaje.

profile-pic
Laura Ruiz Huerta

Gracias por tus comentarios, observaciones y respuestas técnicas, así como las clases magistrales que nos has dado.

Bueno Víctor lo has explicado tan bién, que mucho más no puede decirse. Para mí era mi primera vez en Africa, y no podía haber elegido mejor. Ha sido un viaje que reunía todo: Lo más importante, el grupo. Increible, 9 días pasando todo el tiempo juntos, en la furgo súper juntos, y se ha mantenido una estrecha y súper divertida unidad en el grupo, ni la más leve fricción y tomando las decisiones por unanimidad. Supongo que tú forma de hacer, Víctor, tendrá algo que ver.

El programa ha sido variado y completo, mucha actividad intercalada con momentos de relax. Los alojamientos igualmente variados nos han permitido comprobar que podemos estar en un Hotel con piscina y tele (aupa Atleti), así como en Jaimas o cabañas sin agua caliente y aseo al aire libre. Esto nos ha permitido estar más cerca de como vive la gente, cosa que no sucede en los grandes complejos turísticos.

La impresión que traigo, es la de un pais joven, se ven muchos niños, de gente abierta y alegre, que todavía tienen por delante un largo y difícil camino para mejorar sus condiciones de vida. En este aspecto es muy importante la colaboración de organizaciones como Yakaar Africa, que ayudan y promueven proyectos para mejorar la sanidad y la enseñanza.
El estado no facilita ningún tipo de asistencia sanitaria y hay una gran carencia de escuelas. Sirva como ejemplo que en una que visitamos para aportar nuestro granito de arena en forma de material escolar, al mismo tiempo para los niños era una fiesta, nos explicaron que los niños solo podían ir en días alternos, porque la capacidad de la escuela era la mitad que el número de niños.

Toda la ayuda que les podamos aportar es poca, teniendo en cuenta la gran deuda que tenemos con este continente.

Y he dejado para el final comentar algo sobre el objetivo principal del viaje: La fotografía. Efectivamente las oportunidades de conseguir buenas fotos eran casi infinitas, niños que te rodeaban, mujeres con sus vistosos vestidos, poblados, barcas, dunas, pescadores, recolectores de sal en el Lago Rosa, estrellas, animales salvajes. Y para aprovechar todo esto, tus comentarios, observaciones y respuestas técnicas, así como las clases magistrales que nos has dado.

Gracias Víctor y gracias compañeros por la oportunidad de haber disfrutado este gran viaje.

Un abrazo.

profile-pic
José Artacho

Ha sido un viaje perfecto.

Hace ya unas semanas que comenté con mi familia, amigos y compañeros que iba a estar unos días de viaje por un país, Senegal, del cual casi nadie, entre los que yo me incluyo, sabía absolutamente nada. En mi caso era la primera vez que visitaba África.

Este viaje, me ha permitido la oportunidad de ver otras culturas, preciosos paisajes o una flora espectacular (pese a ser algo tétrica en ocasiones) y compartir 9 días inolvidables con unos cuantos aficionados a la fotografía.

La experiencia que traigo conmigo va um poco más lejos. He podido ver de primera mano una realidad que, pese a que casi todo el mundo es consciente de ella, no todos lo queremos ver. Senegal es un país lleno de gente amabilísima, con unas posibilidades increíbles, y donde mucha gente lucha por mejorar las condiciones de vida, que no son en absoluto sencillas.

Yakar Áfica, me ha mostrado la increíble labor que desarrollan in situ, mejorando las condiciones sanitarias y educativas así como promoviendo otros proyectos encaminado a mejorar una difíciles condiciones de vida. Muchas gracias a nuestro guía Ambrosio como a nuestro conductor Scheig, por la gran ayuda que nos prestaron durante el viaje.

Gracias a Andrés, Ángela, Esther, Fran, Jose, Laura, Marta y Victor por formar este estupendo grupo dentro del cual tanto me he reído y he disfrutado. Ha sido un viaje perfecto.

Como no, agradecer a Víctor la gran labor que ha hecho en la organización del viaje, que me ha permitido vivir esta gran experiencia y verla a través del objetivo de mi vieja cámara.

Por cierto, en breve habrá una cámara nueva de camino que espero poder utilizarla de nuevo con todos estos estupendos compañeros de viaje.

Un abrazo

profile-pic
Carlos Coll Almela